DEDICATORIAS

Ramses collado


Ramsés Collado agradece todo el apoyo recibido por las personas que están o un día estuvieron y de algún modo habitan en su memoria. Gracias




TEXTOS ENCONTRADOS

Las fotografias de Ramsés Collado seducen por lo que tienen de misterio velado y mensaje críptico, no obstante su fuerte polisemia onírica permiten al espectador aventurar significados a un primer golpe de vista .
El autor juega con elementos remiscentes, disponiéndolos en una composición de fuerte contenido clásico a modo de bodegón; las luces y sombras vienen a acentuar esa atmósfera irreal, algo fantasmal cuando son seres humanos los retratados. 
Con arreglo a un plan, Collado va construyendo con esta serie fotográfica, que lleva como sugerente título "Vida y muerte en el Edén", el universo de sus inquietudes más íntimas, las sombras de sus recuerdos y el empeño de sus sueños quebradizos.   
                                                                                                          
Antonio Cabello (2002) 
(Director de la revista Arte Fotográfico)





Cómo un cuchillo frío y afilado. Así se me clava  tu mundo, que es el mío: la crónica de un viaje pendiente para casi todos, y privilegio sólo de unos pocos. Eso son tus imágenes. Calas, remueves, taladras tu alma sin piedad y muestras a todos lo que no quieren ver. Tú lo ves y entras, permitiéndote sentirlo, haciéndote a ti y a los demás un poco mas libres. Lo que aún no sabes es que el viaje no termina aquí. Tienes la responsabilidad, compartida con la humanidad, de hacer posible la evolución. Tú lo has visto y has sobrevivido para contarlo. Estás iluminado, quieras o no. No quemes para hacer cenizas tu alma, hazlo para encender una nueva llama. De lo muerto surge lo vivo.
Gracias por compartir tu sabiduría con nosotros.

Eduardo Alegre.
Tu amigo.





Este...! Tú sabes...?
Para tí, que todavía metes las narices en la hidroquinona.
Como ocultos y perdidos por los barrios de Belfast y Dublín, 
emocionados con Aute, llorando con Pablo Milanés, 
Luis Pastor de paso 
y cierta historia de amor, dos o tres segundos de ternura, 
pasando el bache
de la mierda digital.
Pero al final,cuando se recogen las sombras 
y tu Hasselblad apunta en una desvencijada esquina;
travestido y pesimista.
Nace el director de tu historia, el actor de tu arte, 
el mito de tus sueños, la voz de tu cuarto oscuro y rojo, 
como tus portales, tus calles, tus túneles, 
y te duele el niño hambriento, el puto imperialismo cada vez que ataca 
y haces fotos y fotos
por Mario Benedetti
y tu paraíso de sombras,
abrazado al hilo de tus sueños.


De tu pequeño amigo, ya para siempre
Fernando Flores


Comentarios

Entradas populares